Skip to main content

El arte brinda todo un mundo de posibilidades creadoras. Es abrir el alma y dejar que fluya. A través de las artes, los niños expresan con mayor claridad sus emociones y sentimientos. Se sensibilizan ante un mundo que necesita seres humanos comprometidos con el bien común.

Cuando los pequeños entran en contacto con las artes, desarrollan la capacidad de disfrutar más las pequeñas cosas de la vida. Su ingenio es tal, que logran divertirse con cualquier cosa. Donde tú ves caos, ellos pueden crear un barco; donde tú ves material inservible, ellos ven un sin fin de oportunidades.

Un niño que disfruta de la literatura y de la pintura, no se sentirá solo, sabe que se tiene a sí mismo y a su mundo interior.  Además desarrolla habilidades de coordinación motora fina y de lectoescritura.  Los pequeños que se divierten con la música, descubren a través de las notas y de la expresión corporal, diferentes formas de lenguaje, incluso pueden tener beneficios en las matemáticas, ya que los diferentes acordes tienen que ver con el cálculo del tiempo.

En algunos países se han establecido programas artísticos durante la jornada diaria y se ha demostrado que los niños se vuelven más intuitivos, tienen una mayor capacidad de comprensión y abstracción del mundo que los rodea. En resumen podemos decir que las artes benefician a los niños ya que:

  • Fomentan su desarrollo cognitivo
  • Potencializan su intelecto
  • Los ayudan a concentrarse y a estructurar mejor sus ideas
  • Desarrollan empatía y tolerancia ante las diferencias, así como sus habilidades sociales. 

En Edye estamos muy conscientes de todo esto y es por ello que hemos elegido programas que ayuden al desarrollo creativo y artístico de los chiquitos. Aquí algunos de ellos:

  • Petit, un niño de gran imaginación que rompe todo tipo de esquemas establecidos. 
  • Las fabulosas fábulas de Yétili y Los cuentos de Yétili, llevan a los niños a través de la literatura, a reforzar valores a través de la narración. 
  • Rastaratón: La música y divertidas misiones, que se muestran, motiva a que los niños logren  expresarse de maneras distintas, estimulando su  pensamiento crítico y reflexivo  por medio de acciones positivas; además de las alegres  melodías  con las que pueden bailar y moverse de diversas formas.

Si les damos a nuestros hijos las herramientas necesarias para que desarrollen habilidades, se convertirán en seres humanos capaces de transformar al mundo y las Bellas Artes, son un vehículo magnífico para lograrlo.

¿Tienes la capacidad de imaginarlo? Entonces puedes crearlo.

Te comparto algunas actividades para que juegues con tus niños y que hagamos de nuestros hijos pequeños grandes artistas.

Crea tu cara chistosa

En una hoja blanca, dibujen 3 líneas, pueden ser curvas o rectas o incluso alguna en zig zag. El reto consiste en que imaginen la manera de formar una cara con esos 3 garabatos. Con la ayuda de un lápiz o color, deberán ir dándole forma hasta convertirlo en un rostro chistoso.

Esto ayuda a solucionar problemas, a ser creativos, a observar y a la coordinación motora fina.

Expresando mis emociones con el cuerpo

Elige música que pueda transmitir diferentes emociones. Pídele a tus hijos que te digan que sienten al escuchar la canción: Felicidad, miedo, enojo, tristeza, etc. Ahora diles que bailen y que muevan su cuerpo tratando de expresar esos sentimientos o emociones. Puedes llevarlos a la reflexión de:

  • ¿Cómo movemos los hombros cuando estamos tristes?
  • ¿Cómo caminamos cuando estamos enojados o alegres?
  • ¿Qué caras ponemos cuando tenemos miedo?

Esta actividad favorece al sentido auditiva, a expresarse a través del cuerpo y a reflexionar sobre las emociones y sentimientos.

La historia del cuadro

Acerca a tus niños al mundo de los grandes pintores.

Muéstrale cuadro o pintura y pídele que invente una historia acerca de él o bien cuéntale la historia de algún pintor famoso y pídele que recree alguna de sus obras con materiales distintos. Permítele que la exprese a su gusto. Puede ser una linda decoración para su cuarto. 

Adriana Rea y Álvarez