¿CÓMO SE TRANSMITE EL AMOR A UN NIÑO?

Queremos mucho a nuestro niño, pero…¿alcanza para que se sienta amado? ¿cómo hacemos concretamente para transmitirle nuestro amor y que se sienta querido? Esta es una pregunta importante pues ello va a afectar al niño en su desarrollo. El tipo de relación que el niño pueda establecer con mamá/papá es lo que va a determinar su nivel de autoestima.

El amor es, principalmente, aceptación incondicional.

El niño entonces se siente contento de ser quien es porque mamá/papá me quieren como soy. Esto vale no sólo para los padres del niño sino para cualquier adulto que pase bastante tiempo con él (una maestra que critica y exige por demás puede afectar negativamente la autoestima del niño).

Significa no esperar que el niño se amolde a nuestras expectativas, sino poder aceptarlo tal como es: en su aspecto físico, en su temperamento, en sus preferencias, en su desarrollo (su hermana escribe bien clarito desde que tiene cinco años, pero él tiene 10 y su letra todavía es desprolija). ¡Evitar las comparaciones, las etiquetas, los juicios de valor! 

Ejemplo: quizás es un tanto distraído y se olvida cosas tiradas por todos lados. Lo ayudo a tratar de organizarse y ordenarse en vez de criticar su falta de atención y llamarlo “torpe”, “desordenado”, etc. 

El amor es pasar tiempo juntos. 

Un encuentro genuino implica que la atención del adulto está enfocada en el niño. Mi cuerpo y mi mente están con él mientras jugamos un rato los dos en el piso o en el parque. El niño se siente valorado e importante de ser el centro de atención de mamá/papá: “Debo ser importante si ellos se hacen el tiempo de jugar conmigo”. Dado que el mundo del niño pequeño es el juego, van a querer jugar con mamá/papá. Lo ideal es que ellos elijan lo que quieran hacer, y nosotros podamos seguirlos sin marcar el paso, sin tratar de enseñar cosas, sin ningún objetivo en particular más que el estar juntos. 

No es necesario que esto pase todo el tiempo, mientras ocurra aunque sea un rato durante el día, el niño luego puede tolerar que la atención no esté centrada en él.

El amor es ofrecer al niño confianza y seguridad.

  • Las palabras sinceras, honestas, verdaderas permiten al niño confiar en el adulto.
  • Responder con presencia y empatía cuando el niño nos necesita le da seguridad. Empatía significa poder entender al niño desde su punto de vista.
  • Aceptar los sentimientos del niño sin tratar de cambiarlos o juzgarlo (ej: etiquetarlo de malo, miedoso, engreído, mandón).
  • Aceptar que el niño puede tener gustos diferentes a los de mamá/papá y no por ello criticarlo.
  • Da seguridad saber que soy especial para mamá/papá, que a pesar de que a veces se enojen conmigo, siempre me siguen queriendo y soy su “pequeña maravilla”. 

Ejemplos:

Ejemplo: Cuando estoy en el parque y me pasó algo que me hizo llorar, mamá vino a ver qué me pasaba. Ella me escucha y trata de entender, y luego de ayudarme a buscar una solución.

Ejemplo: Yo soy un poco tímido y en los cumpleaños me quedo pegado a mamá bastante tiempo antes de animarme a acercarme a los demás. Pero mamá me deja quedarme así, no se enoja, no me reta.

Ejemplo: Le dije a mamá que no quería al hermanito y me dijo que es normal sentirme así. Qué alivio. Mamá me entiende.

Ejemplo: Si le digo a papá que tengo miedo, no se burla de mí. Me pide que le cuente más acerca de mi miedo.

El amor es poner en palabras:

  • Elogios. Poder decirle al niño que apreciamos el esfuerzo que hizo cargando las bolsas del supermercado para ayudarnos, lo bien que ha juntado sus juguetes que ahora están durmiendo en sus cajas, lo generoso que ha sido al prestar su pelota a su amigo.
  • Lo especial y únicos que son para nosotros. Las cualidades que observamos en ellos.
  • Darles ánimo ante las dificultades: “¡Tú puedes hacerlo!”
  • Lo que creemos que sienten, o preguntas acerca de lo que sienten.

El amor se expresa a través del contacto físico:

  • Besos, abrazos, palmadita en la espalda, chocar las manos. Las demostraciones físicas de amor varían culturalmente.
  • Cuanto más pequeño el niño, más esencial es el contacto físico con el adulto para su desarrollo físico y emocional.