Podríamos definir al Mindfulness como: La capacidad de prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento, es decir al aquí y ahora. “Vivir en el pasado nos puede causar tristeza o enojo, y vivir en el futuro nos produce ansiedad”. 

La práctica del mindfulness tiene el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas. Diversas investigaciones dicen que al incluirla en nuestra rutina diaria, se consiguen muchos beneficios para nuestra salud física y mental.  La meditación es una herramienta para  practicarlo, pero hay muchas más. 

El Mindfulness es muy positivo para el autocontrol en los niños, ayuda a gestionar mejor sus emociones, permite que sus periodos de atención crezcan, cultivan la paciencia, los ayuda a ser resilientes, a manejar de mejor manera sus sentimientos de frustración, y muchas cosas más. 

El juego es una excelente herramienta para que nuestros pequeños logren obtener este estado de concentración del que hablamos. El movimiento puede ser un excelente aliado para esto. 

Ejemplos de cómo practicar Mindfulness

  • Poner a los niños a caminar de puntitas, sosteniendo algo no muy pesado en la cabeza y tratar de que no se les caiga requiere de concentración y dedicación. Puedes hacer un costalito pequeño de tela y rellenarlo de semillas, además de que lo pueden usar para practicar el equilibrio, también los ayuda a distinguir  sensaciones y   texturas. 
  • Rodar de una dirección a otra sin salirse del camino, requiere atención,  y estimula su sistema vestibular,  que es el que se encarga de mantener el equilibrio y la postura, coordinar los movimientos del cuerpo y la cabeza,  y de poder fijar la mirada en un punto del espacio. Esta sensación de “mareo”, ayuda mucho a la consolidación del desarrollo de los niños y además les encanta, por eso aman dar vueltas.
  • Hacer bolita, lanzar y atrapar mascadas con una mano o con las dos, mientras los acompaña una música instrumental suave, que los invite a la relajación.
  • Una actividad que es maravillosa y que brinda múltiples beneficios a los chiquitines es tejer con sus dedos. Además de que es  muy divertido, practican la motricidad, pueden parar y volver a un ritmo calmado y repetitivo que los ayuda  a estar concentrados en sí mismos y en el movimiento de sus deditos. Finalizan con un sentimiento de alegría y satisfacción por haber creado algo con sus propias manos.
  • El hacer dibujos y colorear es otra gran forma de fortalecer su atención. Podríamos decir que todo esto es una meditación activa.

En Edye, contamos con bellos dibujos para que puedan colorear y  con entretenidas series, como por ejemplo: Omm moo, yoga para niños,  que sin duda estimula  el desarrollo de este estado de concentración, conocimiento y paz interior que tanto necesitan nuestros peques hoy en día.

Suscríbete a Edye y pasa un feliz San Valentín.